Un Monje salvador



All Boys - Atlanta es un partido aparte, como se dice de cualquier clásico.


Pero este que recordamos en esta entrada tenía un condimento especial: los de Floresta peleaban el campeonato con Caruso Lombardi como DT y seguían de cerca a Ferro, pero el equipo era muy cuestionado. En cambio, Los Bohemios, con Salvador Pasini en el banco, luchaban por no descender a la C por primera vez en su historia.

El partido en cuestión se jugó el 30 de noviembre del 2002 en el Islas Malvinas con alrededor de 6.000 espectadores y mucho clima.

En el primer tiempo fue todo muy parejo; Altanta jugando al contragolpe y All Boys buscando el gol pero sin mucha claridad. Todo cambió en la segunda parte: a los dos minutos, Lucas Ferreiro puso en ventaja a Atlanta, y quince minutos después, el mismo enganche volvió a mojar.

A partir de ese 2 a 0 a favor, el conjunto de Villa Crespo jugaba tranquilo con los nervios de su rival que estaba más preocupado por discutir y pelear que por jugar.
Sin embargo, todo cambió a los 25 minutos. Hubo un tumulto entre los jugadores y fueron expulsados Padraza y Gonzalez. En ese momento, el juez suspendió momentáneamente el partido por cánticos antisemitas de la parcialidad local.

Al reanudarse el partido, All Boys se adelantó con todo en el campo y metió al rival contra su área, obligándolo a defenderse únicamente, sin chances siquiera de contragolpear.

Segundos antes del tiempo cumplido, Oscar "Pepe" Monje descontó con un precioso tiro libre. Luego, el juez Raffa adicionó 8 minutos, que mostraron al Albo enfurecido buscando el empate heroico.

Y cuando parecía que nada podría sacarle el triunfo al Bohemio, y sólo faltaban sesenta segundos para el final, hubo otro tiro libre de peligro en los pies de Monje, que aprovechó de nuevo la ocasión y selló la igualdad, desatando el delirio de todo el pueblo de All Boys.



Las formaciones de ese día fueron:

All Boys: De Nicola; Groothuis, Barros, De la Fuente; Monje, Pizzella, Oreiro, Pedraza, Pasini; Diz y Solchaga. DT: C. Lombardi.

Atlanta: Cirrincione; Cassano, De Lara, Loto, Torres; Rondina, Gonzalez, Salvatierra, Ávila; Cordone y Ferreiro. DT: S. Pasini.

Después del partido, hubo explosivas declaraciones de los protagonistas:


Caruso Lombardi: "A la gente no la entiendo, no se porqué me putean todo el tiempo.Tienen saña conmigo y me lo demuestran día a día. No me voy caliente, me voy recaliente, pero estoy tranquilo, sino me tiraba contra el alambrado y me peleaba con todos. Si nunca tuvieron técnico, que ahora se den cuenta que se les fue uno más... Ademas yo nunca le pagué a la barra, acá estaban acostumbrados a técnicos drogones que le pagaban a la barra".

Eduardo González : "Pedraza corrió 40 metros para escupirme, yo le metí un empujón y el se tiró para vender humo".

Pedraza: "González es un cagón de mierda. Me acerqué a él y me comí una trompada, me comí piñas de todo el mundo, me dijeron de todo y me expulsaron".



5 comentarios:

Galmaran dijo...

See here or here

guus dijo...

el palazo que le tiró caruso al beto pascutti en sus declaraciones es tremendo.

Anónimo dijo...

era para Pascutti? no sabia que cargaba la napia...

guus dijo...

el beto carga la napia doy fe, yo me lo cruce en un pool y me pregunto si tenia merca, posta posta.

Martín dijo...

Que grande el Caruso Metal, quería decir que siempre que la leo estallo con la etiqueta: "Smoke Sellers"

jajajaj ajajjjaj ajajajaj ajajajaja jajaja ajajajaj ajajajaj jajajaja ajajaja ajajjajajaja ajajajjaa

NIKKI