San Lorenzo en la B: Récord de entradas.

Aquel 15 de Agosto de 1981, cuando Mario Gualberto Alles, arquero de Argentinos Juniors, le atajó el penal a Eduardo Emilio Delgado en el estadio de Ferrocarril Oeste, marcó el peor momento de la historia del Club Atlético San Lorenzo de Almagro, que descendía por primera vez en sus 74 años de vida.El gol de Carlos Horacio Salinas dejaba a San Lorenzo último en la tabla de posiciones del Metropolitano 81. El chico se salvaba, el grande descendía.Alles declararía mas tarde: “Fue una sensación rara, nos habíamos ido a la B y la hinchada seguía gritando, hasta nos ovacionaron cuando dejamos la cancha”.Sin poder utilizar su estadio y con 71 juicios en contra “El Ciclón de Boedo” pasaba a jugar a la Primera B.Ese mismo público colmaba la capacidad del estadio, veinte mil hinchas azulgranas estallaron el 7 de Febrero de 1982 cuando Oscar Ricardo Ros asomó la cabeza por el túnel encabezando la fila india que iba hasta el círculo central.A pesar de hacer su debut en dicha categoría, el público hacía sentir a su equipo de Primera División. Ese día “Los Gauchos de Boedo” derrotaron a Gimnasia y Esgrima La Plata 2-1 con goles de Hugo Paulino Sánchez y el paraguayo Eugenio Félix Morel, padre del actual defensor de Boca Juniors y campeón con San Lorenzo en el 2001, Claudio Morel Rodríguez. De allí en más el equipo del recordado “Toto” Juan Carlos Lorenzo no dejó la punta ganando los primeros cinco encuentros.El la sexta fecha ocurrió un hecho histórico. San Lorenzo visitaba a Tigre de local en la cancha de River Plate, en donde se vendieron un total de 70.948 localidades.En junio, Lorenzo acepta una propuesta de Vélez Sarfield y deja el club, su lugar lo ocupó el “Piojo” José Yudica, pero a pesar del cambio el conjunto no mermó en su funcionamiento.El 6 de Noviembre de 1982 el equipo saldó su deuda con la hinchada. En la cuadragésima fecha, dos antes del final, derrotó a El Porvenir 1-0 con gol del jugador emblema del equipo, Rubén Darío Insúa. Las 57.000 almas presentes en el José Amalfitani y todo el pueblo azulgrana gritaron aliviados ¡Otra vez a jugar en Primera!. De donde nunca debieron haber bajado.

Fuente: Pablo Breschi para ISPED

9 comentarios:

Guillermo Ruibal dijo...

Por aquel tiempo, San Lorenzo solía jugar de local en la cancha de Vélez. Parece que los niños de Liniers y alrededores, al ver tal convocatoria y el logro del ascenso, se hacían del Ciclón.

Los dirigentes de Vélez, preocupados ante esa situación --recordemos que por entonces Vélez no tenía el importante historial de títulos que obtendría años después--, dejaron de ver con buenos ojos el alquilarle la cancha al equipo de Boedo.

Kluivert dijo...

Emocionante relato, muchachos. Muy groso.

Kluivert dijo...

En relación al tema Vélez - San Lorenzo, detesto muchísimo la actitud de los hinchas del conjunto de Liniers de querer ser el clásico del Cuervo a toda costa. Dan pena, con todo respeto.

Anónimo dijo...

el clasico de velez es ferro y punto

Anónimo dijo...

Que gran boludes la que decis Kluivert, Velez no quiere ser el clasico de San Lorenzo, Velez es un equipo campeon mundial, ganador de todo, a san lorenzo no lo conoce nadie en el mundo.

Anónimo dijo...

Puede ser que a San Lorenzo no lo conozcan en el mundo pero primero prefiero que me reconozcan en mi país, no como a vos y lo que dice Kluivert es verdad cuando nos eliminan de alguna copa siempre estan cantando canciones en nuestra contra cuando juegan contra otros equipos, son una verguenza, equipito chico. Antes de 1990 eran menos de lo que son ahora

Pablo Ariel Bresci dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Pablo Ariel Bresci dijo...

Gracias por publicarlo y citar la fuente.

Gran saludo

Pablo Bresci

Anónimo dijo...

las copas no te hacen grande belecito, preguntale a argentinos y a estudiante, grande te hace la GENTE cosa que vos no tenes porque son todos hinchas de luismi y arjona...floguer de mierda.